El viaje aéreo desde Alicante tiene ventajas sobre el traslado vía terrestre, sin embargo, solo podrás aprovecharlas si tomas algunas precauciones, como por ejemplo reservar parking en el aeropuerto de Alicante.

En este artículo queremos ayudarte a tener una mejor experiencia de viaje, por eso te brindamos nuestros consejos, con los que seguro podrás anticiparte a cualquier tipo de inconvenientes y contratiempo.

Si viajas por placer, negocio, por una ocasión especial, por educación, o cualquier otro motivo, estos consejos te servirán de igual forma:

Elige el asiento con anticipación

Lo mejor que puedes hacer es que al reservar tu billete de viaje, lo hagas con la opción de elegir el asiento en el avión que te haga sentir con más comodidad.

Tener este tipo de control evita la ansiedad de no saber dónde te tocará sentarte. Puedes escoger los asientos de las salidas de emergencia, si lo que quieres es más espacio.

Si te decides por un asiento de pasillo podrás estirar mejor las piernas. Así que considera este consejo a la hora de reservar tu vuelo.

Viaja con ropa cómoda

Vestir ropa cómoda para el vuelo es una de las mejores decisiones que puedes tomar, además de reservar con anticipación parking en el aeropuerto de Alicante.

No uses ropa que te apriete demasiado, pues la ropa un poco más ancha te permitirá moverte con más facilidad.

De igual forma ten en cuenta llevar puestos calzado cómodo, un dato importante es que en el avión, durante el vuelo, los pies pueden llegar a hincharse, así que mejor toma esta precaución.

Lleva algo con qué entretenerte durante el vuelo

Hasta el momento todo bien, llegas al parking en el aeropuerto de Alicante, chequeas tus maletas, subes al avión, llevas ropa y calzado cómodo.

¿Qué puede salir mal?

El tiempo del vuelo dependerá del destino a donde vayas desde Alicante, pero ¿con qué vas a entretenerte? Es necesario que lleves un libro, juego o algo que te sirva para pasar el rato durante el trayecto.

Recuerda reservar el parking en el aeropuerto de Alicante

Con los tres consejos anteriores tienes suficientes datos como para tener un buen viaje.

Sin embargo, debemos hacer énfasis en que reserves parking en el aeropuerto de Alicante, de esa manera podrás ir hasta el aeropuerto en tu auto y al volver tenerlo allí a tu disposición.

Es así como viajarás con completa tranquilidad.

 

Mientras navegas por las tiendas especializadas, tu corazón probablemente se enloquecerá al ver toda esta maravillosa ropa para niños. Por supuesto, quieres lo mejor para tu hijo y no puedes esperar a vestir a tu angelito… Sin embargo, no todo lo que se ofrece es ideal. Entonces, ¿cómo eliges?

Piensa en la comodidad

 

Lo primero a lo que debes prestar atención cuando compres la ropa de tu bebé es, por supuesto, su comodidad. La ropa del bebé debe ser suave para permitir que su piel sensible respire fácilmente. Obviamente se recomiendan materiales naturales, especialmente el algodón (pero también el lino). Evite la lana, que suele causar irritación, así como los materiales sintéticos.

 

Además, trate de evitar toda la ropa cuyos botones, cordones, elásticos o cremalleras estén en contacto directo con la piel de su bebé.

 

Además, aunque los vestidos o trajes pequeños son encantadores, no siempre son cómodos… Excepto en ocasiones especiales, su bebé nunca estará tan cómodo como con un buen y anticuado body.

 

Por último, asegúrese de elegir ropa de cama que no esté demasiado apretada ni demasiado rígida, y en cuanto algo parezca demasiado pequeño, regálelo o guárdelo para su próximo hijo.

Piensa en lo práctico

 

En los primeros meses de vida, el bebé necesitará ser cambiado y lavado varias veces al día. Así que asegúrate de que esto se haga lo más fácilmente posible.

 

Favorece los pantalones y el pijama con broches entre las piernas, para no tener que desnudar completamente al bebé cada vez que lo cambies.

Algunos niños no soportan meter la cabeza por el agujero del suéter, así que si el tuyo lo hace, elige ropa que se abroche por delante o por detrás. Como mínimo, asegúrate de que la abertura es “elástica” y en un tejido especialmente suave para la cara.

La ropa de bebé debe ser fácil de poner y quitar.

También deben ser fáciles de cuidar, ya que el bebé se ensucia todo el tiempo: saliva, leche, etc. Siga siempre las recomendaciones del fabricante para el lavado de la ropa (temperatura, ciclo, secado, etc.).

Evite la ropa con botones que se puedan desprender, potencialmente peligrosa si un niño tira de ellos y decide metérselos en la boca.

Los niños que se mueven (de cuatro patas) deben llevar piezas de “una sola pieza”, como un mono, para que sus pequeños estómagos no estén constantemente expuestos al aire fresco.

 

Para el recién nacido

 

Necesitarás ropa interior suave y cálida y un pequeño y cómodo pijama.

No olvides los sombreritos y zapatillas (el bebé se enfría rápidamente) y los guantes para evitar rascarte la cara.

Dependiendo de la temporada, también necesitará adquirir ropa adecuada para el exterior.

No compre demasiada ropa muy pequeña (talla 0 o 1 mes) ya que su hijo crecerá muy rápido y su ropa no le quedará bien después de unas 3 semanas.

De hecho, puede ser una buena idea mantener las etiquetas de la ropa (y las facturas) hasta que le pongas un nuevo conjunto a tu bebé, ya que es muy posible que el pequeño pijama del que te enamoraste sea… ¡demasiado pequeño!

También necesitarás muchos baberos, así que no tendrás que cambiar a todo el bebé 6 veces al día.

 

Para el “gran” bebé

 

A partir de 4-5 meses, puedes empezar a “jugar” con estilo. Su hijo se acostumbrará a cambiarse y vestirse, ya no será reacio: vestidos pequeños, pantalones, vaqueros, suéteres de lujo, ¡todo vale! Siempre y cuando el bebé siempre esté cómodo y pueda moverse como quiera.

Los zapatos no son necesarios para los niños que aún no caminan. Sin embargo, algunos padres optan por ponerle zapatos a sus bebés para el “look”, o simplemente para evitar que las medias se resbalen.

En cuanto el niño empiece a querer vestirse solo, intente encontrar ropa con un patrón en la parte delantera: esto ayudará al bebé a orientarse, y se sentirá muy orgulloso de haber conseguido ponerse el pijama él solo…

 

¿Cuándo comprar?

 

Si lo desea, puede comprar algunas piezas esenciales para su recién nacido unos meses antes de la fecha de parto. Sin embargo, aunque te apetezca robar la tienda, ten paciencia. Es posible que reciba mucha ropa de sus amigos y familiares en la ducha o justo después del nacimiento.

 

Además, los regalos son a menudo para niños muy pequeños: terminarán con muchos artículos que el bebé sólo usará una o dos veces (con suerte). Espera un poco para elegir la ropa que realmente extrañarás, o en un tamaño apropiado.

¿Cuánto hay que pagar?

Esta es una consideración muy personal, dependiendo de sus medios y su filosofía de vida. La ropa de diseño (OshKosh, Gap, etc.) es a menudo hermosa, pero bastante cara… Es posible encontrar artículos cómodos y de calidad incluso en los supermercados, a un precio mucho más bajo.

Si te gusta el aspecto de la ropa de diseño, pero no tienes el presupuesto, hay tiendas de segunda mano que se especializan en ropa para niños. Por una fracción del precio, encontrarás ropa de cama que sólo se ha usado unas pocas veces, ¡ya que los niños crecen tan rápido!