Durante todos estos años en que Juego de Tronos ha sido de forma indiscutible la serie reina de la televisión hemos asistido al renacer de la moda de dragones.

 

Fans de todo tipo han lucido camisetas de la Madre de Dragones, el escudo de la casa Targaryen (algunos dirán que es un dragón de tres cabezas y otros que se trata de una hidra de la mitología griega) está por todas partes, quizá lo tengas sin saberlo en esa taza que te regalaron!

 

Por no hablar de lo famoso que se ha vuelto Drogon, la montura de Daenerys, o su hermano el dragón no muerto del Rey de la Noche… los habrás visto en mochilas, juguetes

 

Buen ejemplo de la moda actual de artículos de dragones lo encontramos en la tiendas online especializadas, donde podemos encontrar objetos para literalmente todos los gustos.

 

  • El porqué de la moda de artículos con dragones

¿Asistimos entonces a una moda pasajera, como cualquier otra basada en cine o televisión? ¿Dejaremos de ver artículos de dragones igual que dejamos de ver muñecos de Pokemon?

 

Probablemente no… sus imágenes seguirán entre nosotros, quizá disminuyan en número hasta que otro fenómeno de masas las vuelva a poner de moda, pero no desaparecerán… porque siempre han estado ahí. Los dragones no son la invención de un escritor genial (pese a haber sido utilizados como recurso por muchos de ellos) ni criaturas sacadas de una religión o folkrore concretos… son mucho más que eso.

 

Han aparecido de una u otra forma en la mayoría de culturas del mundo, no siempre con el mismo nombre ni con la misma forma… pero si con las suficientes características en común. No queda claro si alguna de estas creencias ancestrales exportó la figura del dragón al resto o si surgió de forma espontánea en muchas de ellas, probablemente como la personificación de conceptos tales como la fiereza, las fuerzas de la naturaleza, el valor, o el misticismo…

 

Desde los albores de la historia de la humanidad la imagen de los dragones ha sido utilizada en emblemas, ropa, joyas y armas… siendo también adoptados por el cine y la literatura. Con toda seguridad las mentes creativas seguirán encontrando nueva inspiración en estas criaturas, aparecerán nuevas historias con dragones… así que no, la moda no pasará!