El Aceite de Árbol de Té, también conocido como aceite de melaleuca, es un aceite esencial que se destila de las hojas de la planta australiana Melaleuca alternifolia.

En las últimas décadas, su popularidad ha crecido en diferentes partes del mundo como una alternativa y tratamiento complementario. Hoy en día, el aceite de árbol de té se puede encontrar comúnmente en cosméticos, medicinas de uso tópico y productos del hogar debido a sus múltiples beneficios y utilidades.

  1. Propiedades antibacterianas: se ha utilizado durante casi 100 años como tratamiento curativo en Australia, particularmente para las afecciones cutáneas. Destaca por sus propiedades antibacterianas.

 

Algunas investigaciones sugieren que su actividad antimicrobiana procede de su capacidad para dañar la pared celular de las bacterias.

 

  1. Antiinflamatorio natural: debido a su elevado contenido de terpinen-4-ol, un componente con propiedades antiinflamatorias, es un ingrediente que puede ayudar a calmar las inflamaciones.

 

En pruebas con animales el terpinen-4-ol ha demostrado ser capaz de suprimir la actividad inflamatoria de las infecciones bucales. En humanos, la aplicación tópica del aceite redujo la hinchazón y la inflamación cutánea inducida por la histamina de forma más eficaz que el aceite de parafina.

 

  1. Cualidades antifúngicas: una revisión de la eficacia del aceite de árbol de té destaca su capacidad para eliminar una serie de hongos y levaduras. La mayoría de los estudios revisados se centran en la Candida albicans, un tipo de hongo que afecta comúnmente a la piel, genitales, garganta y boca.

 

Otros estudios sugieren que el terpinen-4-ol mejora la actividad del fluconazol, un fármaco antifúngico común en casos de cepas de Candida albicans resistentes.

 

  1. Actividad antivírica: algunos estudios demuestran que el aceite de árbol de té puede ayudar a tratar ciertos virus, pero las investigaciones de esta área son limitadas.

 

  1. Útil para cuidar de la piel con acné: el acné es una de las condiciones cutáneas más comunes. Un estudio descubrió una diferencia significativa entre el uso de aceite de árbol de té o placebo en el tratamiento del acné.

 

Los participantes notaron una mejora del aspecto y severidad del acné. Además, el aceite de árbol de té demostró tener menos efectos adversos que los tratamientos para el acné habituales.

 

  1. Tratamiento del pie de atleta: en un estudio llevado a cabo con participantes con pie de atleta los síntomas se redujeron mediante la aplicación tópica del aceite de árbol de té.

 

  1. Dermatitis de contacto: la dermatitis de contacto es una forma de eccema causada por el contacto con un alérgeno o sustancia irritante. En un estudio se compararon diferentes tratamientos para la dermatitis incluyendo el aceite de árbol de té, óxido de zinc y butirato de clobetasona.

 

Los resultados sugirieron que el aceite de árbol de té fue más eficaz en la supresión de la dermatitis de contacto por alergia que otros tratamientos.

 

  1. Caspa: según un estudio la caspa de leve a moderada relacionada con el hongo Pityrosporum ovale puede tratarse con un 5% de aceite de árbol de té.

 

Los participantes que utilizaron un champú con 5% de aceite de árbol de té a diario durante 4 semanas mostraron una mejora significativa de la severidad general, así como del picor y el exceso de sebo en comparación con el placebo.

 

  1. Piojos: los piojos se están volviendo cada vez más inmunes a los tratamientos médicos, por lo que los expertos están considerando los aceites esenciales como una alternativa.

 

El aceite de árbol de té es eficaz en la eliminación de los piojos y liendres y facilita su extracción.

Es importante tener en cuenta que los aceites esenciales son sustancias muy concentradas que pueden ser irritantes al contacto directo con la piel. Por ello, es necesario realizar un test de tolerancia para garantizar la seguridad de su uso antes de empezar a utilizar el aceite.