Siempre ha estado allí, sin importar la hora, el tiempo o la situación. Tener una mejor amiga sin duda alguna es un privilegio con el que no todas cuentan.

Es cierto que en ocasiones hay disgustos y diferencias, pero es completamente normal en todas las relaciones. Sin embargo no han sido pie de tropiezo para continuar con la amistad.

Muchas veces la amistad es tan grande que se vuelve en hermandad, y eso es razón de sobra para celebrar.

Continúa leyendo