En los últimos años la preocupación por un consumo más natural y ecológico a afectado a diferentes aspectos de nuestro día a día y no ha dejado indiferente a la industria cosmética. Cada día son más los cosméticos naturales y ecológicos que podemos encontrar en el mercado y a menudo nos encontramos con conceptos como “Cosmética Ayurveda” que debemos conocer.

 

¿Qué es Ayurveda?

 

El Ayurveda es la medicina tradicional india que se remonta a hace 5.000 años. Su popularidad crece como medicina alternativa o complementaria a los existentes tratamientos occidentales. Pero, ¿qué relación tiene la medicina ayurveda con la cosmética?

 

El Ayurveda nos enseña que nuestros cuerpos están dominados por tres energías o doshas: Kapha, Pitta y Vata. El desequilibrio de alguna de estas doshas y la prevalencia de alguna de ellas determinan el tipo de piel y problemas cutáneos que puede tener cada individuo. Además, según la medicina ayurveda la belleza va más allá del simple aspecto de la piel. Es una obvia manifestación externa del bienestar general, un espejo del bienestar físico, mental y espiritual.

 

Cuidados en la cosmética ayurveda

 

Los remedios del ayurveda se basan en hierbas, especias y otros ingredientes naturales y los cuidados ayurvédicos tienen tres objetivos: limpiar, hidratar y nutrir. El ayurveda permite personalizar las rutinas de cuidado de la piel y combinar los ingredientes naturales para obtener los resultados deseados. En caso de tener la piel fina, seca y deshidratara es probable que Vata dosha sea dominante, lo que significa que se debe seguir la rutina de limpieza, nutrición e hidratación adecuada a esa dosha. En caso de tener erupciones, inflamaciones y pecas se debe optar por una rutina para Pitta dosha. Por último, en caso de tener la piel grasa y con visibles poros abiertos la energía que prevalece es la Kapha y se deben ajustar los cuidados a ella.

 

Cuidado de la piel: la piel es el órgano más grande del cuerpo y cualquier desequilibrio corporal se manifiesta a través de ella. Problemas como el acné, la sequedad, las arrugas y marcas son el resultado de estos desequilibrios y deficiencias. Con el conocimiento de la energía prevaleciente del individuo se pueden identificar las plantas e ingredientes naturales que pueden beneficiar la salud de la piel y corregir estos desequilibrios. Para identificar mejor el tipo de piel estas son las características de las tres doshas:

 

  • Piel Vata: el tipo de piel vata es fina, seca, de poros pequeños y delicada al tacto. Cuando se encuentra en desequilibrio puede volverse extremadamente seca, áspera o escamosa o desarrollar eccema y hongos de la piel. Este tipo de piel tiende a arrugarse más con la edad debido a su característica sequedad cutánea y puede perder vitalidad y parecer grisácea si la digestión no se equilibra. Los individuos con este tipo de piel son particularmente sensibles al estrés mental, lo que les da un aspecto cansado y estresado.

 

  • Piel Pitta: es una piel más clara y rosada, suave, cálida al tacto y de grosor medio. A menudo son individuos con cabello rubio o pelirrojo. Cuando está en desequilibrio la piel de tipo Pitta puede sufrir erupcione cutáneas, brotes, acné, manchas en el hígado o rosácea. Este tipo de piel suele ser más sensible y el estrés emocional puede hacer que se sonroje cuando sienta vergüenza o experimente erupciones cuando está bajo estrés.

 

  • Piel Kapha: es una piel más gruesa, suave y grasa que los otros dos tipos. Los individuos de piel pálida y pelo grueso, ondulado, graso y oscuro suelen tener este tipo de piel. La piel Kapha no suele tener arrugas hasta tener una edad considerable. Cuando se encuentra en desequilibrio, la piel Kapha puede tener un exceso de grasa, poros dilatados, puntos negros, granos, eccemas y retención de líquidos.

 

Cuidado del cabello: el cuidado del cabello es hoy en día una de las mayores preocupaciones del la belleza y la cosmética. La presencia de sustancias químicas fuertes en champús y tintes sintéticos dañan la salud del cabello y el cuero cabelludo. Además, estos productos contienen ingredientes que no son fácilmente biodegradables y, por ello, impactan en el medio ambiente. Es necesario realizar una selección de plantas ayurvédicas que estén destinadas a tratar problemas como la caída del cabello, el encanecimiento prematuro, la caspa y la sequedad.

 

Tudela es uno de los municipios y una de las ciudades más importantes de la Comunidad Foral de Navarra. Se sitúa a 94 kilómetros de la capital Pamplona y es una de las ciudades más influyentes en el devenir económico y social de Navarra. Decidir que ver en Tudela debe comenzar con la visita obligada a su núcleo histórico. El Casco viejo de Tudela es al mismo tiempo el núcleo histórico de la ciudad. Un sector donde predomina el caserío tradicional y que alberga la zona monumental más importante del municipio y al mismo tiempo la zona de ocio y poteo principal. En su conjunto destacan casas nobiliarias, la mayoría de ellas restauradas y en perfecto estado.

Muchos de sus barrios son reconocidos en la zona, destacando algunos como el de Azucarera, el Centro, o el de la Música, por citar algunos. A nivel histórico tiene mucho que decir ya que en ulteriores excavaciones arqueológicos se ha determinado que tanto los celtas cómo los romanos se asentaron en Tudela.

Destaca la importancia en la edad media, dejando restos arqueológicos por doquier, así como la época musulmana, que derivó en la construcción de varias edificaciones propias de ese imperio.

Además de la historia y del obligado recorrido monumental, destaca, como en el resto de la Comunidad Foral, la gastronomía cuidad y de alta calidad de Tudela. El clima especial al que se somete y las aguas del Ebro han favorecido el desarrollo de algunos elementos que predominan en sus platos, como pueden ser las verduras; como el espárrago, los cogollos o las alcachofas. Encontrarás en uno de sus platos típicos, la menestra, una buena representación de las verduras y hortalizas que da esta tierra.

Sin duda, Tudela es de paso obligado para entender al pueblo navarro en sus conjuntos, su evolución histórica y la riqueza de sus edificaciones.