Pues sí, está de moda ir al desguace cada vez que necesitamos alguna reparación en el coche, La verdad es que esta moda surgió con la llegada de la crisis. Antes no mirábamos tanto lo que nos gastábamos en los arreglos que había que hacerle al coche, si se estropeaba lo arreglábamos y punto, sabíamos que nos iba a costar un ojo de la cara así que no mirábamos tanto cuanto nos iba a costar.
Cuando llegó la crisis a nuestro país empezamos a darnos cuenta de que no podíamos gastar sin control, que teníamos que economizar en las piezas y por eso empezamos a utilizar más sitios como tudesguace para que los arreglos fueran más económicos.

La verdad es que sería de tontos no aprovecharse de los precios de las piezas en los desguaces, si una pieza cuenta algo  menos pues mejor que mejor, las mismas prestaciones por menos dinero.

La verdad es que si alguien ha salido beneficiado (entre comillas) por la crisis han sido los desguaces y las tiendas de segunda mano. Todos en estas fechas hemos recurrido aun desguace o a una tienda de estas para vender o comprar algo, y es que correrás según sea la necesidad y en época de crisis todos hemos corrido según las circunstancias. Una cosa buena de todo esto es que todos conocemos más los desguaces y cada vez más personas los utilizan para poner a punto su vehículo y también se colabora con el medio ambiente dado que se reciclan más piezas y más artículos que antes.

Una muy buena noticia para los que tanto nos preocupamos las causas de la contaminación y por el bienestar del medio ambiente. Ojo no todos los desguaces están autorizados para reciclar los coches, debemos de acudir siempre a los desguaces oficiales, que luego vienen las consecuencias. Un desguace que no es legal y no tienen las medidas de seguridad necesarias puede hacer que se provoquen incendios o vertidos tóxicos, también es una manera de engañar y estafar a los que compran sus piezas y hacen uso de sus instalaciones.

Lo mejor es comprar en lugares autorizados y con las garantías que dan en los sitios legales, de otro modo estamos poniendo en peligro también nuestra seguridad porque no sabemos la procedencia de las piezas que estamos adquiriendo. Mucho ojo con esto que el vivo vive del bobo.